Las crónicas (bizarras) de Narnia: El devenir de los Pevensie

Narnia-8-the-chronicles-of-narnia-241414_1024_768

Pues resulta, muchachos, que esos cuatro escuincles no terminaron (aparentemente) bien en la vida real (en nuestro mundo, pues), ya que luego los mandaron a un orfanato, los separaron y adoptaron cuatro familias distintas, llevándoselos a distintas partes del planeta. Todo pintaba para que, a partir de allí, la vida de los Pevensie se volviera una magna tragedia griega…pero no fue así, pues una investigación (muy poco seria) descubrió lo que le pasó a esos chiquillos del demonio (o del león, más apropiadamente hablando):

Peter, el mayor de la familia, fue adoptado por una familia neozelandesa que se lo llevó a vivir para allá. Ahí, el muchachón descubrió su fascinación por el cine, en especial por el género de terror gore, y ya adulto debutó en el rubro cinematográfico haciendo cintas por demás sangrientas, viscerales y terroríficas no aptas para cardiacos. Sin embargo, después de tanta violencia, y extrañando sus estadías en Narnia, el buen Peter se lanzó a dirigir una megaproducción de corte épico-fantástico que, luego de proyectada en el cine, le generó fama, fortuna y gran reconocimiento. Actualmente, el otrora primogénito Pevensie es uno de los realizadores más relevantes de Hollywood y es sumamente respetado y admirado por millones de geeks en el mundo. Por cierto, la familia que lo adoptó se apellidaba Jackson.

A Susan no se la llevaron tan lejos. Ella se fue a un poblado escocés en donde creció, se hizo una dulce y simpática cuarentona de regordeta figura y voz melodiosa. Por su aspecto, muchos hombres la rechazaron y no quisieron casarse con ella, pero eso no la desanimó del todo. Un día, se inscribió a un reality de canto inglés en donde buscaban a la nueva sensación de la música británica, en el cuál dejó a todos con la boca abierta con su magnífica interpretación; y aunque no ganó el certamen, se volvió una celebridad mundial. Ahora, Susan es toda una reconocida cantante y los idiotas que la menospreciaron por su apariencia están dándose de topes contra la pared. Por cierto, los que la adoptaron se apellidaban Boyle.

La historia de Edmund es mucho más enredosa: por alguna extraña razón, él viajó en el tiempo (no pregunten con qué artefactos o medios lo logró), y ya situado unas cuantas décadas antes de su propio nacimiento, una familia de neozelandeses ricos  lo adoptó y se mudaron para esas tierras. Ahí, luego de obtener títulos nobiliarios y vivir opulentamente un rato, Edmund se interesó por la geografía, el alpinismo y la exploración, tanto que luego se propuso hacer algo que nadie más había conseguido: llegar a la cumbre de la montaña más alta del mundo. Y así, acompañado de su buen amigo (ni más ni menos que un sherpa nepalés) logró su cometido al alcanzar la punta del Everest. No sólo eso, también obtuvo reconocimiento nacional e internacional y su nombre quedó para la posteridad. Por cierto, los que lo adoptaron eran unos sujetos apellidados Hillary.

Lo que le pasó a Lucy, la menor, es al parecer la historia menos entretenida, pero también tiene su encanto. A ella no la adoptó nadie famoso, y ella pasó su vida casi en el total anonimato, y así hubiera seguido de no ser porque, un día, mientras estaba en la escuela, uno de sus compañeros la dibujó durante la clase de arte. El compañerito en cuestión, luego de un tiempo, le obsequió a su padre el psicodélico dibujo que había hecho y, el progenitor, que era compositor musical, se inspiró en la creación de su pequeño para que, en conjunto con uno de sus compadres, elaborar una alocada y bastante emblemática canción que acordaron llamar Lucy in the sky with diamonds. Por cierto, ¿mencioné que el nombre del compañero de escuela de la tal Lucy se llamaba Julian?

¡Ya vez, Aslan! ¡Y tú que pensabas que fuera de Narnia iban a ser unos pobres diablos!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s