Hay una serpiente en mi cama

serpientes-03

Hay una serpiente en mi cama

Es grande y sin ninguna escama.

En silencio de pronto se infiltró,

Y al verla un buen susto me pegó.

 

Impresionada grité muy fuerte,

Pues algo así no me esperaba;

Pensé mucho en mi rara suerte

Y que de esa no me salvaba.

 

La serpiente se movió hacia mí

Y su aspecto era amenazante

Pero le hice cariños por allá y aquí,

Y luego se volvió dócil y cautivante.

 

Se metió entre mis manos cálidas

Crecía o se encogía según mi trato

Se elevaba altiva en rachas álgidas

Y endurecida cuál si fuera asfalto.

 

Dije: “Me agrada esta serpiente

Que fue es fácil de capturar y domar,

Su forma y tamaño puede cambiar

Para convertirse en mi aliciente”.

 

La serpiente y yo nos divertimos

Por varios minutos o casi una hora,

Hasta que su dueño y yo concluimos

Aquella faena tan agotadora.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s