Archivo de la etiqueta: Cántame un cuento

“Cántame un cuento” de venta en Amazon

51wBBLBujJL

Tengo el honor de anunciarles que mi libro “Cántame un cuento” ya está disponible en Amazon a través de la plataforma Kindle. Este ha sido un gran paso para mí y mi carrera, ahora que empezaré a abrirme camino entre los lectores internacionales. Les agradezco, además, el interés y apoyo brindados por todos ustedes, compañeros literatos. Ahí les va el link del sitio para adquirirlo en caso de estar interesados, y también un cordial saludo desde México.

https://www.amazon.com.mx/C%C3%A1ntame-un-cuento-Romina-Ruiz-ebook/dp/B01KD60NYI/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1471726932&sr=8-1&keywords=Cantame+un+cuento

Anuncios

Fragmentos de “Cántame un cuento”

bob-myl-2587974662

Aquí unos extractos de algunos de los relatos que conforman el que es mi primer libro:

“Feänoril era un ser inmortal, mas no la clase de inmortal que subsiste en las creencias populares. No era un vampiro, como algunos pensarán. Tampoco era un hada. Feänoril no tenía ascendencia feérica o vampírica, él sólo pertenecía a una particular especie que nunca moría.”

¿Quién quiere vivir para siempre?

“Para Archie, la Navidad no era una ocasión festiva, como para la mayoría de la gente. No obstante, le parecía lamentable que una festividad tan trascendente para gran parte del mundo estuviera marcada ese año por una conflagración tan devastadora como la que se estaba llevando a cabo. Era como manchar un inmaculado lienzo blanco con la sangre de un ser salvajemente masacrado.”

Dichosa Navidad (La guerra se acabó)

“Hace muchísimo tiempo, existió una antigua civilización establecida en una lejana isla . Al paso de los años comenzaron a desarrollar una cultura y lenguaje que los identificaron del resto de sus congéneres. La gente hablaba de los habitantes de tal isla con gran respeto y admiración, y los consideraba bendecidos por los dioses.”

La calle de las sirenas

“En el año 2090 los cielos ya no son azules y los pastos no son verdes. Ambos son de un deprimente color gris, que monotoniza el entorno citadino al combinar apropiadamente con las largas hileras de concreto de banquetas y edificios. A través de esas lúgubres calles, caminaba el pequeño Tomás…”

¿Has visto alguna vez la lluvia?

“Kurtie fue un niño solitario que se sentía aislado del mundo y carente de amor paterno. Como siempre se la pasaba enfermo físicamente, sus padres le suministraron medicamentos casi tan pronto empezó a andar, y se habituó tanto a ellos que, cuando tomó sus primeras dosis de drogas, sintió como si estuviera ingiriendo unas pastillas de menta.”

Algo en el camino